Si hablamos de pasión yo tengo una que por mas que intente guardar sale a flote cada cierto tiempo. Es de esas actividades que te liberan, te desconectan y hasta te atrapan.

Bailar es sin duda eso que me transporta a un mundo paralelo, me desconecta de la realidad actual y me hace sentir como si el tiempo se detuviera y se abriera una puerta mágica a un mundo perfecto e ideal.

Los invito a descubrir que los hace sentir así y no se me rían porque no estamos hablando de nada carnal, es un tema mas profundo, una conexión contigo mismo utilizando como instrumento algo que te apasione.

Les cuento un poco mi historia con el baile,

Inicie en el mundo de baile a los 9 años, dudosa, penosa y desinteresada. Yo ni quería bailar, eso del ballet me daba mucha pereza y mi mama prácticamente me obligo a tomar un espacio que le habían regalado a ella por participar en un concurso de belleza ( Bella y señora 1996).

Fueron 3 meses de curso durante el verano de 1997 , desde allí han pasado 21 años y aún me suenas una maraca y empiezo a moverme.

Bailé sin parar hasta graduarme de la escuela en el 2004, bailaba en cuanto evento me invitaran, en teletones, en concursos de belleza, tarima por aquí, tarima por allá. Era muy joven, no me preocupaba si me pagaban poco, yo quería bailar.

Cuando me gradué del colegio bajé un poco la intensidad del baile por varias razones pero igual me seguía gustando. De vez en cuando me llamaban para shows puntuales o la teletón a fin de año. Poco a poco fui perdiendo la practica, pero el amor por el baile siempre continuo latente.

En 2011 me encuentro con un chico panameño en un crucero (el crucero que me gane luego de ganar el Miss Panamá Mundo). El chico me comenta acerca de un proyecto en una televisora panameña, era nada mas y nada menos que dancing with the stars versión Panamá. Mis ojos querían salirse de la orbita, no lo podía creer. Ya tenia muchos años modelando y en concursos pero les confieso que esa nunca fue mi pasión principal, pero como amo los escenarios mi excusa era estar en ellos de cualquiera manera.

Me fuí de ese crucero muy pensativa, yo quería participar en ese show pero realmente los concursos de belleza en mi país no te hacen famosa de manera masiva, te conoce un grupo selecto y entrar a un reality era otro tema, necesitaba ser conocida.

Lo apunte en mi lista de pendientes, sueños, bucket list, wish list, to do list o como la quieras llamar. Y seguí mi vida y mis compromisos de trabajo, con esa idea en la cabeza.

En el 2014 me llaman de la productora del show (DWTS) para grabar una cuña apoyando a una chica española que bailaría ese año como invitada internacional.

Pensé si ir o no, yo lo que quería era que me invitaran a mi!
Lo mas cómico era que ni siquiera conocía a esa persona. Al final decidí apoyarla y para mi sopresa su bailarín en el show era el chico que había conocido en el crucero en 2011 (Navir Higuera).

Para no hacerles el cuento largo (aunque ahora es que se pone bueno), no solo fui a la grabación ese día sino que fui a apoyar a la chica durante toda la temporada.

Un año después en medio de la planificación del bridal shower de una de mis mejores amigas recibí una llamada extraña.
Era un chico de producción del canal donde se transmitía el show (DWTS) para preguntarme muy casualmente si quería participar como una de las estrellas del show en la versión 2015.

Lo demás es historia,

Maravillosas cosas suceden a quien sabe esperar.

IN